Hola de nuevo, mis queridos lectores. Hoy os traigo una reseña de una película que, seguramente, ya habréis visto, pero qGuardianes de la Galaxia-marcoue para aquellos que no lo hayan hecho aún, les servirá para darles el empujón final para ir al cine a verla.

Se trata de Guardianes de la Galaxia, la última película de Marvel. El argumento de la película es, como toda película de superhéroes, que el mundo está en peligro y tienen que salvarlo. Pero estos superhéroes, si es que se les puede llamar así, son un grupo de delincuentes de lo más variopinto. Tenemos como protagonistas a un saqueador, una asesina, un forzudo que busca venganza, un mapache cibernético y una especie de árbol que solamente sabe decir “Yo soy Groot“. ¿Cómo van a salvar estos personajes a nadie? Pues es ahí donde está el quid de la cuestión. La trama, según avanza la película, va descubriendo que la amistad y la confianza en los demás será lo que les ayude a salvan Xandar, el planeta que Ronan, el enemigo de estos singulares guardianes, quiere destruir porque también busca venganza.

La película es una sucesión de escenas de acción en las que los efectos especiales están presentes casi desde el primer minuto. El maquillaje de los actores, al igual que los escenarios, están muy logrados, dando una credibilidad muy interesante al film. Además, el vinculo que se va tejiendo entre los protagonistas acaba siendo tan fuerte que parece que realmente las diferencias de especie son insignificantes. El tono humorístico que está presente a lo largo de toda la historia hace que esta película de dos horas sea mucho más amena.


A partir de aquí, hay bastantes SPOILERS.


Uno de los personajes más curiosos y entrañables de la película es Groot. Aunque pueda parecer un árbol poco inteligente, Groot hace lo posible para ayudar a sus compañeros, incluso aunque ponga en peligro su propia vida. El lazo que le vincula a Rocket es muy fuerte, aunque en la película no se explique el por qué. Su relación con el resto de guardianes será igual de buena, haciendo que los considere pronto sus amigos y compañeros.

Aunque en la escena en la Dark Aster parezca que muere, Rocket planta una de sus ramitas, de la que luego irá surgiendo de nuevo Groot. Antes de comenzar los créditos, podemos ver una escena de lo más graciosa, con la música de los Jackson Five y un pequeño Groot bailando. ¡Disfrutadla!