Buenos días, mis queridos lectores. Vamos con una nueva entrega de mi capricho de los viernes. Hoy tenemos una cosa que me vuelve loca, loca, loca: Reese’s Peanut Butter Cups.

IMG_20160624_112056

Esta chocolatina o bombón, no sé muy bien cómo denominarlo, es típico americano. Combina dos cosas que son completamente prohibitivas por su gran cantidad de grasa: el chocolate y la mantequilla (o crema) de cacahuete. Si nunca habéis probado la mantequilla de cacahuete, el sabor de este dulce os sorprenderá muchísimo porque se combina lo salado de la mantequilla de cacahuete con el dulce del chocolate, una simbiosis difícil de olvidar. Es algo que inesperado, porque, al ver el chocolate de la cobertura, no te esperas que el centro, que es la crema de cacahuete, vaya a presentar un contraste tal. Es increíble y algo digno de merecer ser probado al menos una vez. A mí, como os digo, me encantan. Siempre que puedo, compro alguno en la tienda británica que tengo cerquita de casa. Son como un tesoro para mí. No obstante, también tiene objeciones, porque no es perfecto. En este caso, la pega más grande que le veo es el excesivo dulzor del chocolate, que llega a hacer que sea hasta empalagoso, a pesar del salado de la crema de cacahuete. Con todo, para mí tiene un punto que no tiene ninguna otra chocolatina y me encanta.