¡Muy buenas, querido lectores!

En primer lugar y antes de comenzar con la entrada, quiero pediros disculpa, una vez más, por la ausencia prolongada. Esta vez tengo motivos justificados (vacaciones y exámenes). En cualquier caso, sé que debería cambiar mi compromiso con el blog, así como la regularidad con la que escribo.

Bien, ahora vamos con lo que nos interesa. Hace ya unos días, leí una entrada muy interesante de mi querida amiga Isi, de Plan de cuidados literario, blog que os animo a visitar porque no tiene desperdicio, sobre una iniciativa llamada #LeoAutorasOct. Me gustó bastante la idea, aunque no he profundizado demasiado en el tema y os recomiendo, como ella misma hace en su blog, que leáis el post de Laura de Canal Nostalgia, que lo explica de maravilla. Resumiendo muy mucho, se trata de dar visibilidad a la literatura escrita por mujeres. Durante este mes, trataremos de llenar de voces femeninas nuestras  estanterías y lecturas para que el trabajo de todas las escritoras sea reconocido y, en un futuro, no sean necesarias iniciativas como esta porque serán parte de nuestra vida.

No quiero enrollarme mucho con la entrada porque creo que mis compañeras lo explican muy bien. Tan solo quiero aportar mi granito de arena a la causa con las lecturas que he elegido yo para este mes.

Una habitación propia de Virginia Woolf: Es una lectura que tengo pendiente desde hace muchísimo tiempo y que, fijaos, ha llamado a mi puerta en el mejor momento posible. Es un ensayo acerca de las mujeres y la literatura ya clásico en el que se reivindica la independencia de la mujer, aquello que es necesario para que la mujer se convierta en escritora. Me explico como un libro cerrado, pero, claro, no he leído aún el libro, así que espero que me disculpéis.

La carne de Rosa Montero: En mi búsqueda de libros de autoras, he encontrado esta reciente joya de Rosa Montero. Y lo voy a confesar: la vi anoche en televisión y la idea me gustó. Es un libro que trata sobre el paso del tiempo, la vejez, la soledad y, como ella misma dijo, es una historia de supervivientes. Tengo un montón de ganas de hincarle el diente.

Lady Susan de Jane Austen: He de confesar que a mis 24 años y con lo lectora que soy, no he probado aún la gran Jane Austen. No sé si este será el mejor libro para hacerlo, pero creo que será lo suficientemente ligero como para que pueda formar parte de mis lecturas de octubre. No estoy demasiado segura de qué va (no me gusta leer la sinopsis de los libros, lo siento, pero no me suelen resultar nada atractivas), por lo que no puedo decir nada del libro. Espero, no obstante, que sea uno de esos libros que enamoran.

Como veis, mi lista es corta, pero mi tiempo es limitado y no sé de dónde sacar más tiempo para hacer más cosas. Es cierto que soy un desastre, pero, como dije más arriba, quiero aportar mi granito de arena a esta causa tan magnífica. Aunque mis sinopsis son un asco, os prometo una reseña de los tres libros para finales de este mes o comienzos de noviembre.

Espero que muchos participéis también en la iniciativa #LeoAutorasOct y hagamos de la literatura femenina el blanco de este mes. ¡Feliz domingo!