Categoría : Ideas

4 posts

¡Hola, guerreros! Hoy os traigo la entrada típica de estas fechas: el balance del año que dejamos atrás y los propósitos de año nuevo.

2017 ha sido un año duro, complicado, con muchos cambios, pero con alegrías también. Lo que más me ha llenado este año ha sido el NaNoWriMo. Es la primera vez que completo este evento y significa mucho para mí. También ha sido mi primera novela. Me ha hecho ser constante y para demostrarme que todo es empezar. Así que vamos a empezar 2018 con buen pie. Allá vamos con la lista.

Encontrar trabajo

Este es uno de los puntos más importantes para mí este año. Creo que ya es hora de lanzarse y emprender mi carrera laboral. A ver si hay suerte y consigo, al fin, lo que quiero.

Aprobar todas las asignaturas

Ya me queda poco para terminar la carrera y aprobar las asignaturas de este año supone un paso muy grande. Espero que el curso 2018-2019 sea mi último curso, pero para eso tenemos que aprobar primero este año.

Escribir diariamente

Gracias al NaNo, me he dado cuenta de lo importante que es empezar, sea lo que sea, pero empezar. Este año quiero escribir diariamente, aunque sean 5 o 10 minutos, aunque sean 50, 100 o 200 palabras, pero escribir. Porque para mejorar, lo primero es empezar.

Leer 15 libros

Este año reconozco que he leído poco, pero tengo tanto que leer por obligación que a veces se me olvida lo que es la lectura por ocio. En 2018 quiero cambiar eso y voy a empezar de nuevo a leer por gusto. Espero poder cumplir con la cuota, aunque no está difícil.

Ser más organizada en casa

Soy un ama de casa pésima y quiero cambiar eso. Este año quiero optimizar mi hogar todo lo que pueda, empezando por la cesta de la compra, para ahorrar y no ser tan derrochadora, pasando por aprender a cocinar, así como organizar mejor las tareas domésticas.

Mejorar el blog

Este 2017 deja un puñado de entradas en el blog, que ha pasado muchos meses abandonado, al igual que ocurriera en 2016. En 2018 quiero retomar la buena costumbre de publicar de forma periódica (una vez por semana al menos, probablemente viernes o sábados). Como también quiero hacer contenido de calidad, voy a crear un plan de contenidos. Creo que ambas cosas ayudarán a mejorar el blog.

Cambio de hábitos por una vida sana

Esta es la gran piedra sobre la que tropiezo cada año. Sabiendo esto, y aunque comienzo con motivación, soy realista. Sé que me va a costar, que será una lucha constante, pero quiero hacerlo porque ello significa que me quiero y me cuido. Quiero comer más sano, dejar el azúcar y hacer deporte. Quizás, llegado el momento, vuelva a correr. También quiero meditar y leer por las noches antes de dormir. Cambios sencillos en algunos casos, más complejos en otros, que quiero que me ayuden a verme mejor por dentri y por fuera.

Bueno, ¿qué os parecen mis propósitos? ¿Y vosotros? ¿Ya tenéis los vuestros? Espero que sí, al igual que os deseo un muy feliz año nuevo.

Como se lo he prometido a mi querida cereza, os voy a dejar una receta que improvisé el otro día y que me enamoró. ♥ Espero que a vosotros también os guste.

Una foto publicada por Valkyria Kára (@valkyriakara) el

Ingredientes (una porción – 149kcal):

  • 40gr de zanahoria
  • 20gr de avena (podéis usar harina de trigo)
  • 35ml de leche
  • 80gr de claras (podéis usar un huevo)
  • 5gr de proteína sabor vainilla (yo uso Elite 100% Whey Protein de Dynamize) (y es opcional, se puede usar aroma de vainilla)
  • Edulcorante

Elaboración:

  1. Pelamos la zanahoria y la trituramos con la batidora.
  2. Añadimos  el resto de ingredientes a la zanahoria triturada y batimos hasta conseguir una mezcla homogénea.
  3. Echamos la masa en una taza o un recipiente acto para microondas y lo metemos a potencia media-baja unos 3 a 5 minutos.
  4. Desmoldamos y decoramos.

Está muy rico, la verdad. Me quedó jugosito y desapareció en nada. Lo acompañé con mantequilla de cacahuete con chocolate y, bueno, una delicia. Seguramente lo volveré a preparar en breve. Espero que lo disfrutéis.

Desde que surgió la idea del recetario, no paro de mirar nuevas recetas, hacer cosas diferentes cuando me meto en la cocina, dar mi toque personal a las cosas… Uff, ha surgido una fiebre gastronómica interesante.

ComidaUna de las cosas que he estado mirando desde hace ya unos días, no sé si lo comenté por aquí, es que quiero hacer patatas fritas (de las finitas, crisps, que dirían los ingleses) en el microondas. Descarto la idea del horno porque, al final, te sale más barato comprarlas hechas que hacerlas de esa manera. Y con el tema patata frita, surgió la idea de hacer crisps dulces, porque a mí me puede el dulce… Encontré la receta, sí, señores… También quiero hacerlas de calabacín, berenjena, zanahoria… Un poco lo que se me vaya ocurriendo sobre la marcha… Y es que hay un utensilio para eso llamado chip maker. Hay dos modelos diferentes: uno es una cestita apta para microondas y el otro son una especie de bandejas con agujeros por debajo. Cuando tenga el mío (está pedido, pero llegará, pufff, el mes que viene), os haré una reseña y os contaré cositas. La cestita no es cara. La puedes encontrar desde unos cinco euros. En Amazon, donde la he comprado, han sido unos 6, con gastos de envío incluidos. Las bandejitas son algo más caras. Si las queréis con mandolina, para cortar mejor, cuesta unos 20 euros, creo recordar (mandolina y dos bandejas). Eso es ya a gusto de cada uno. Cuando lo pruebe, pondré la receta que yo usaré por aquí.

Y como de golosina a golosina, a nadie le amarga un dulce, llevo unos días buscando recetas de gominolas ligeras. Frente a lo que se pueda pensar, son más fáciles de hacer de lo que parece. Probablemente las haga este fin de semana, aprovechando que el tiempo va a estar regular y estoy con ganas de hacer de todo. ¡Ah, también encontré para hacer nubes! Así que, lo mismo tenéis la semana que viene una semana algo más dulce.

El viernes, como solía hacer, pondré una nueva receta. Por si no queréis esperar, anoche puse una receta muy sencilla en Instagram de un batido de piña realmente delicioso, lleno de proteínas y muy poca grasa. Salen dos porciones de 80kcal (250ml cada una) o una grande de 190kcal (500ml).

Todavía tengo cosas por mirar. La mayoría son dulces, porque me puede, pero algo buscaré salado, que a mi novio no le va el dulce y le compensa más comerse unos canelones que un trozo de tarta. Por supuesto, estoy abierta a sugerencias. ¡Todo es poco cuando se trata de cocinar cosas ricas y ligeras!

Llevo varios días visitando una página que descubrí por casualidad (Yo sé comer) sobre dietas, motivación, reglas y, sobre todo, recetas para perder peso. Tengo que admitir que parte de mi renovación es la motivación que me ha dado dicha página, por no hablar de las interesantes conversaciones al respecto con mi pareja. Y es que mucha parte del problema de quedarse estancado, salirse del camino y demás es la motivación. Así que, si estáis intentando perder peso y no sabéis por dónde empezar, pasaros por la página, que os ayudará.

Recetario soonBueno, esto viene a que estoy dándole vueltas a la cabeza y se me ha ocurrido hacer un recetario con platos light, ideas de comidas trampa, tentempiés ligeros, postres saludables y, en fin, lo que viene siendo un recetario fitness, que se lleva mucho ahora esta palabra. Quiero dar alternativas ligeras de comidas normales para aquellas personas que no pueden pasar sin, por ejemplo, un dulce (tenemos un delicioso tiramisú ya puesto por aquí) o una pizza. Me gustaría que la gente entrara en el recetario y encontrara cosas verdaderamente interesantes. En la página que os he puesto, tienen una receta para hacer ositos de goma que me parece de lo más curioso. Otra página con recetas muy buenas es Fit Food Market. Pero, claro está, hay que darle un toque original siempre a las recetas.

Esta idea, aunque se vaya a realizar, no la haré ipso facto, sino que iré acumulando bastantes recetas para ir publicándolas poco a poco. Tengo que buscar más recetas para almuerzos y cenas, alguna alternativa de merienda y más dulces sanos para el desayuno. Ayer saqué dos recetas, a ver si todas las semanas puedo sacar un par de ellas. Porque en la variedad está el gusto.

SUBIR