Categoría : Dieta

38 posts

Muy buenas, mis queridos lectores.

Hoy os traigo un capricho un poquito más sano: la barritas de proteínas de NutriSport.

Seguramente las habréis visto. Son unas barritas con envoltorio blanco y de otro color llamativo (rojo, azul, verde, morado, rosa…) con la palabra PROTEICA en color rojo en medio. Suelen venderlas en gasolineras, máquinas de vending en gimnasios, en Hipercor y el Corte Inglés, además de en herbolarios y tiendas especializadas en nutrición deportiva.

Mi experiencia con estas barritas es muy buena. Están deliciosas. No son empalagosas, sino que tienen el punto justo de dulzor como para que no llegue a suponer un reto comerlas. Son densas, como cualquier barrita de proteínas, pero son fáciles de comer. A mí me encantan. Son ideales para un postentreno, las puedes llevar a todas partes y la capa de chocolate que las cubre no es nada empalagosa.

Tienen bastantes sabores (creo que son nueve). Las que más me han gustado son la de coco y la de frutos rojos. Tanto una como otra tiene un sabor increíble, muy logrado y nada empalagoso. De verdad, si os lo podéis permitir un día como capricho, os la recomiendo. El precio ronda entre 1.30€ y 1.65€, pero merece la pena.

Me encanta el dulce, creo que algo que sabéis de sobra los que me seguís, sobre todo se puede ver en mi Instagram… Me encanta desayunar y siempre procuro que el desayuno sea la mejor comida del día. Me hace sentir genial poder cuidarme y comer algo tan rico a la vez. Hoy os traigo una receta que estoy perfeccionando, pero que quiero compartir con vosotros: tostadas francesas. Estoy haciéndolas lo más fit posible, al menos eso creo. Aquí os lo dejo.

Ingredientes para una persona:

  • Dos rebanadas de pan de molde integral (cuanto más gruesas, mejor, pero es a gusto de cada uno)
  • Unos 200ml de leche desnatada
  • Piel de limón (un poquito, no mucho)
  • Media rama de canela
  • Una clara de huevo (30gr)

Elaboración:

  1. En un plato hondo, colocamos la leche junto con la piel/ralladura de limón y la canela. Calentamos en el microondas durante un minuto a potencia máxima, pero sin que llegue a hervir.
  2. Dejamos que se enfríe un poco y apartamos el limón y la rama de canela.
  3. Batimos la clara bien, sin llegar a punto de nieve, pero que esté batida. Mientras tanto, vamos calentando una sartén antiadherente con un poquito de aceite.
  4. Introducimos el pan en la leche y dejamos que se empape bien, teniendo cuidado de que no se nos rompa.
  5. Después pasamos la rebanada por la clara y la ponemos en la sartén.
  6. Esperamos un par de minutos hasta que cuaje la clara, damos la vuelta y dejamos que se haga por el otro lado.
  7. Servimos calientes, acompañadas de lo que más nos gusten.

Si las probáis, dejadme vuestra opinión, sobre todo si os ha faltado algo con las cantidades que os he puesto. Espero que las disfrutéis. ¡Están genial! Son mi nuevo desayuno de los domingos. 😛

Una foto publicada por Valkyria Kára (@valkyriakara) el

ejercicio-dieta-adelgazar-1Seguro que no es la primera vez que escuchas la frase “Para tener un buen cuerpo, la dieta es el 70% de éxito, un 25% es el entrenamiento y un 5% es la motivación“. Escuchamos frases así por todas partes, pero el contexto lo es todo para poder dar la importancia necesaria a las cosas.

La importancia de la dieta

Cuando intentamos hacer un cambio en nuestra vida y empezamos a hacer ejercicio y llevar una dieta equilibrada, surgen las dudas y acudimos a internet en busca de respuestas. Pero no todas las respuestas tendrán en cuenta tu situación. La frase que hemos mencionado antes está construida bajo el punto de vista fitness, es decir, es adecuada para personas que realizan un entrenamiento intenso, con la carga de trabajo adecuada y la frecuencia correcta. Entonces, ¿qué pasa con los que empezamos? ¿Sigue siendo la dieta el 70% del éxito? La respuesta es sí, con un pero.

Para poder obtener resultados, debemos llevar siempre una alimentación acorde con nuestro nivel de ejercicio físico. Por mucho que entrenes, si tu nutrición no es la correcta, todo ese trabajo te servirá, pero no verás grandes resultados. Cuando encuentras el punto de equilibrio entre dieta y ejercicio, tu rendimiento se multiplica y es cuando los resultados se dejan ver.

La importancia del entrenamiento

Vale, partamos del lado opuesto: llevo una dieta sana y equilibrada, pero no hago ejercicio. ¿Cómo voy a acabar? ¿Tendré un cuerpo de escándalo haciendo solamente esto? Creo que está claro que no.

Todo cambio físico requiere de un esfuerzo. Si llevamos una buena alimentación, lo que nos falta es entrenar. Si no entrenamos, es difícil que consigamos ver resultados, ya que ni siquiera los estamos buscando. La dieta es el 70% del éxito, siempre y cuando se realice una actividad física.

A medida que vaya pasando el tiempo y seamos constantes con el entrenamiento y la dieta, veremos resultados más que satisfactorios. No todo es sufrimiento. Tendremos nuestra recompensa en forma de objetivos alcanzados, superación personal y la alegría que ello reporta.

Una foto publicada por Valkyria Kára (@valkyriakara) el


Aunque no soy una persona a la que le apasione la pasta, últimamente estoy aprendiendo a cogerle el gusto. Hoy os traigo una receta de pasta diferente, con muchos nutrientes, rica y todo lo saludable que he podido: gnocchi con verduras.

Para quien todavía no lo sepa, los gnocchi son un tipo de pasta italiana que se hace con patata. Se cuecen muy rápidamente, aunque su elaboración desde el comienzo es complicada. Yo suelo comprar gnocchi frescos, que venden refrigerados en cualquier supermercado. Son muy sencillos de preparar y se pueden utilizar como plato principal, como haríamos con cualquier pasta, o como acompañante. En este caso, yo los usé como plato principal. Ahí va la receta.

Ingredientes:

  • 250gr de gnocchi frescos
  • Un calabacín
  • Media cebolla pequeña
  • Medio pimiento
  • Una zanahoria
  • Tres o cuatro lonchas de pavo (o la carne que queráis)
  • Queso parmesano en polvo
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Especias (al gusto, opcional)

Elaboración:

  1. Pelamos y troceamos todas las verduras. Si queréis, podéis rayar la zanahoria y parte del calabacín como hice yo. Quedarán una especie de tallarines bastante curiosos.
  2. En una sartén, colocaremos una cucharada, como máximo, de aceite de oliva y dejaremos calentar. Una vez esté en el punto adecuado, agregaremos la cebolla, el pimiento y la zanahoria.
  3. Cuando estén más tiernos (un poco dorados), añadiremos el calabacín y dejaremos pochar (tarda bastante, no pongáis el fuego demasiado fuerte).
  4. Una vez estén bien cocinadas las verduras, añadiremos los gnocchi, la sal y las especias.
  5. Doramos los gnocchi y añadimos un vaso de agua no muy grande (entre 150 y 180ml). Dejamos que absorban el agua, lo que tardará unos minutos.
  6. Cuando no quede caldo, retiramos del fuego y emplatamos.
  7. Espolvoreamos un poco de queso parmesano por encima justo antes de servir.
  8. ¡Buen provecho!

Este plato, por su alto contenido en hidratos de carbono, es muy energético. Es recomendable tomarlo antes de entrenamiento, si este va a ser intenso, o después, para recuperar las reservas de glucógeno del hígado. En cualquier caso, no lo recomiendo para un día de descanso.

Hoy os traigo una receta casi tan rica o más que la última. Se trata de otro bizcocho jugoso, aunque de vainilla en este caso. Receta fácil, sencilla y baja en calorías. Si acompañamos un trocito con un café, tenemos un desayuno o una merienda ideal. Aquí va.

Ingredientes para 8 raciones:

  • 180gr de claras de huevo
  • 95gr de avena
  • 350gr de queso quark light
  • 60gr de proteína sabor vainilla (opcional, se puede cambiar por la misma cantidad de avena)
  • Esencia de vainilla (si cambiamos la proteína por la avena)
  • Edulcorante al gusto
  • 30gr de gotitas de chocolate (uso las de Hacendado)

Elaboración:

  1. Precalentamos el horno a 220ºC.
  2. En un recipiente hondo o un vaso de batidora, añadimos todos los ingredientes, salvo el chocolate. Mezclamos bien con la batidora hasta conseguir una mezcla homogénea.
  3. Vertemos la mezcla en un molde y repartimos las gotitas de chocolate por la superficie. La masa quedará bastante líquida, así que podéis echar las gotitas con la mano por todas partes para que no queden en un único lugar.
  4. Introducimos el molde en el horno y dejamos cocinar durante 20 minutos.
  5. Sacamos del horno, dejamos que se enfríe y servimos.

 

SUBIR