Etiqueta : Parones

2 posts

Llevo ya algo más de una semana que no progreso nada con el NaNo. La historia se me ha quedado ahí, medio colgada con el narrador, y no soy capaz de sacar tiempo para echarle un rato. Cada día está más cerca el momento en el que me tendré que poner a escribir las 50 mil palabras y todavía no tengo claro el enfoque que le quiero dar a la trama.

Porque parece que novelar es sencillo, pero es harto complicado cuando tú misma te complicas las cosas. Es deformación profesional. Demasiadas teorías literarias en la cabeza es lo que tiene, que quieras innovar o salirte de la norma sin tener una idea exacta de lo que quieres. Pero sabes lo que quieres transmitir. He ahí la cuestión. Si tenemos algo que contar, qué importa cómo lo hagamos. Las formas lo son todo, en ciertos aspectos.

Supongo que es otro parón antes de comenzar la carrera. Nunca está de más pararse a reflexionar (como ya hicieran Petrarca y Garcilaso) para ver cómo hemos llegado a este punto y cómo podemos continuar. Confío en que echándole unas cuantas horas más, el problema quede resuelto y la próxima vez que venga a hablar del NaNo, será para contar buenas noticias.

Hola de nuevo, mis queridos guerreros.

Hace unos días estuve leyendo el blog de una amiga y comentaba algo acerca de una sequía literaria que ha pasado durante el mes de agosto por diferentes motivos. Comentaba que tenía ganas de escribir y que no estaba segura de si participaría en el NaNoWriMo por los estudios, pero que, aun así, sentía la necesidad de hacer brotar de su pluma una gran cantidad de palabras. Pensando en esto, en las ganas de escribir, en el NaNo y en la inmensa sequía que me asola desde hace ya unos 8 o 9 meses, tengo ganas de preparar una de esas historias que están olvidadas en el cajón del escritorio y escribirla durante el NaNo, para volver a empaparme de la maravillosa sensación que me da crear un mundo propio.

Pero parece que siempre hay excusas para no moverse. Parece que siempre hay algo mayor y más absorbente que no me deja seguir con ese camino, que no me deja avanzar. Estoy estancada en un punto del que no consigo salir. Hace tiempo que no me pongo a escribir con ganas, con ilusión. Cuando escribo alguna cosa, apenas es un trazo en un papel que no llegará a ningún sitio. Quisiera volver a mi antiguo hábiNaNoWriMo2014to de producción. Aunque sean un par de relatos cortos a la semana, pero, al menos, eso me serviría para arrancarme con algún otro proyecto.

No quiero seguir lamentando eso, porque soy yo misma quien lo ha terminado provocando. No puedo mirar hacia otro lado y echarle la culpa a los estudios, al ejercicio o a cualquier otra cosa que esté a mi alrededor y consiga captar mi atención. Si no escribo es porque no quiero, porque tiempo tengo de sobra y la imaginación es una fuente inagotable de imágenes. Si no escribo es porque me da miedo el papel en blanco, porque hace demasiado tiempo que no me enfrento a él. Si no escribo es porque es más fácil poner excusas que teclear. Si no escribo…

Pero septiembre está para empezar de nuevo, para hacer borrón y cuenta nueva, para desempolvar los viejos personajes olvidados en el cajón. Porque ya es hora de romper con esa monotonía, con esa falta de ganas, con esa sequía. Porque todos necesitamos un empujón y yo ya he recibido el mío. Próxima parada:

NaNoWriMo

SUBIR