Little by little

El ciclismo es un deporte muy agradecido y con el que rápidamente ves resultados, si te esfuerzas de verdad. Hará cosa de tres semanas que os vine a contar mi primera salida por carretera. Os contaba detalles sobre mi bici, sobre el terreno, mi experiencia propia y ese tipo de cosas. Hoy, algo más de tres semanas después, vengo a contaros qué ha sido de aquello.

Aunque no hemos salido tanto como pretendíamos, las etapas no han sido pocas. Hemos reducido la distancia (de unos 40km, aproximadamente, a 22-23km) porque era imposible hacerse varios días seguidos la ruta por el tiempo y el cansancio (que se acaba convirtiendo en fatiga por falta de descanso). Esta distancia, que es la que hacemos más de cardio (subidas y bajadas, semáforos, carretera abierta), es la óptima para ver un progreso en un corto espacio de tiempo. Sin ir más lejos, una de las cuestas que más daño me hacía al principio, ahora me la hago bastante mejor. Antes, tenía que poner el plato pequeño y quedarme en el tercer piñón más grande. Ahora, con plato grande, con uno de los piñones más pequeños (5/7), me subo la cuesta, con alguna que otra dificultad (tengo que ponerme de pie, pero, bueno, me la subo). Me noto las piernas más fuertes, algo más duras. Ser capaz de llevar ese desarrollo en una subida me parece sorprendente. ¡Y me encanta!

Bici NeneHace un par de semanas, también, nos encontramos a un pelotón (un grupo de unos 10 corredores, más o menos). Nos pusimos a seguirlos y, aunque en la recta parecía que podía cogerlos, en la cuesta se me escaparon claramente. Había que trabajar las piernas. Don’t worry, we can do it! Es una motivación extra saber que puedes llegar a ese nivel con un poco más de tiempo. Estoy segura de que pronto seremos capaces de aumentar el nivel y la distancia, haciendo que nuestros cuerpos estén mejor que nunca y llegando a niveles que jamás sospechamos.

¿Qué más puedo decir? Estoy muy contenta con el efecto que tiene el ciclismo en mi cuerpo. Lo veo como un deporte que te da bastante, que te reporta un cierto bienestar y que te ayuda a trabajar el corazón como si no hubiera mañana. Creo que es algo que le recomendaría a todo el mundo. No hay nada como coger la bicicleta y darse un paseo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.