Sin cambios

Llevo ya algo más de una semana que no progreso nada con el NaNo. La historia se me ha quedado ahí, medio colgada con el narrador, y no soy capaz de sacar tiempo para echarle un rato. Cada día está más cerca el momento en el que me tendré que poner a escribir las 50 mil palabras y todavía no tengo claro el enfoque que le quiero dar a la trama.

Porque parece que novelar es sencillo, pero es harto complicado cuando tú misma te complicas las cosas. Es deformación profesional. Demasiadas teorías literarias en la cabeza es lo que tiene, que quieras innovar o salirte de la norma sin tener una idea exacta de lo que quieres. Pero sabes lo que quieres transmitir. He ahí la cuestión. Si tenemos algo que contar, qué importa cómo lo hagamos. Las formas lo son todo, en ciertos aspectos.

Supongo que es otro parón antes de comenzar la carrera. Nunca está de más pararse a reflexionar (como ya hicieran Petrarca y Garcilaso) para ver cómo hemos llegado a este punto y cómo podemos continuar. Confío en que echándole unas cuantas horas más, el problema quede resuelto y la próxima vez que venga a hablar del NaNo, será para contar buenas noticias.

Comentarios

  1. Seguro que la próxima vez que te pongas a ello lo sacas. Estoy segura. Al principio es difícil, más cuando tenemos mil ideas para nuestras historias. Paciencia, aún hay tiempo.

    Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.