A ciegas

La luz me cegó, dejándome a merced de mi atacante. Oía el silbido de la hoja de la espada rasgando el aire. Mi vida pendía de un filo hilo llamado fortuna. Solo si mis compañeros conseguían llegar a tiempo, escaparía de una muerte segura. Cerré los ojos esperando oír el …