Confianza

-Te propongo un trato.- dijo Samuel con voz dulce y una sonrisa pícara en los labios. -Olvidaremos todo este asunto si me das un beso. Es lo único que te pido.

Brianna lo miraba con extrañeza. ¿Acaso era posible que algo tan sencillo pudiera hacer que un hombre como Samuel no tuviera en cuenta lo que había hecho? Sin permiso, había cogido su agenda para conseguir algunos datos sobre un cliente muy importante de la empresa en la que trabajaba. Ahora se daba cuenta de lo tonta que había sido por no haberle pedido la información a él como debía. Se hubieran ahorrado la discusión y todo aquel mal rato.

Samuel la miró, impaciente. No entendía demasiado bien por qué Brianna dudaba. ¿No se fiaba de él? Solo así tendría sentido lo que había hecho, por qué no le había pedido la información y porqué había actuado a sus espaldas. En su sillón de cuero negro, se rebulló. Empezaba a sentirse incómodo. Simplemente quería olvidar todo el asunto, pero parecía que ella no estaba dispuesta a hacer tal concesión. ¿Por qué perdonarla, entonces, tan fácilmente? Ya no estaba tan convencido de lo que le había propuesto.

-¿De verdad me vas a perdonar así de fácil? -la voz de Brianna denotaba duda y un cierto destello de miedo. Sabía que había actuado mal y no quería salir impune de aquello.

-Tan solo quiero olvidarlo, Brianna. Me has traicionado por tu trabajo. Me siento dolido. No sé si podré confiar en ti, pero sé que si alargo más todo esto, que si hago un mundo mayor de lo que ya es, no podré seguir contigo. Si realmente formamos un equipo, no puedes ocultarme estas cosas. Debes confiar en mí. Es la única manera de que esto funcione.

Brianna dejó sobre la mesa una papel, agachando la cabeza. Samuel miró la hoja, la acercó a sí y la leyó. Era la información que Brianna le había sustraído.

-Lo siento mucho, Samuel. Debí confiar en ti. Todavía no he llamado al cliente ni he escrito el artículo. Si tú quieres y me das la información, retomaré el tema dentro de un tiempo.

Samuel se acercó a ella y la abrazó. La tormenta había acabado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.