Fitbit Charge 3

Muy buenas, mis queridos lectores.

He sacado un ratito entre trabajo y estudio (no doy abasto 😥 ) para traeros el artículo de esta semana. Os quiero presentar el nuevo Fitbit Charge 3. Quiero dejar claro, ante todo, que NO ES UN ARTÍCULO PATROCINADO. Mi novio me lo regaló hace un par de semana y os quiero contar mi experiencia con mi nueva pulsera de actividad.

Nuevas prestaciones a un precio razonable

El nuevo Fitbit Charge 3 posee un elegante diseño, con una pantalla táctil y pulseras intercambiables. Toma el pulso con dos leds que se encuentran colocados en la parte posterior. Tan solo tiene un botón, con forma de hendidura, en el lateral izquierdo del reloj. Una de las cosas por las que quería esta nueva pulsera es que es resistente al agua (sumergible hasta 50 metros de profundidad) y contabiliza la natación. Aunque yo soy más ciclista que nadadora, el hecho de no tener que quitarme el reloj para algo tan cotidiano como ducharme es para mí un sueño hecho realidad. Mi anterior Fitbit, la versión anterior a esta, el Charge 2, se me estropeó a principios de año porque le entró humedad cuando me lo puse al terminar de ducharme. Ya os podéis imaginar la gracia que me hizo, con lo que yo lo cuidaba. Por suerte, estaba en garantía y me mandaron un remplazo.

El precio de este nuevo reloj es razonable. Teniendo en cuenta que la anterior versión salió a la venta por cerca de 170 euros (incluso más, si elegías la versión especial en color dorado), los 150 euros de esta nueva versión no parecen tantos cuando tiene otro tipo de funcionalidades, además de la resistencia al agua, un punto enorme a su favor y que solo poseen un puñado de relojes de este estilo.

Puntos negativos

Desde hace un año, los problemas de Fitbit con la sincronización son evidentes. Mi novio tiene el Fitbit Ionic y era incapaz de sincronizarlo con su teléfono, incluso le costaba con el mío y apenas se podía conectar también al ordenador con el sensor Bluetooth. Con el Charge 3 me pasó lo mismo al principio. Estaba desesperada intentando que pasara los datos a la aplicación. Reinicié el Bluetooth de mi teléfono, reinicié el propio teléfono y esperé tiempo para ver si era una cuestión de redes o similar. Estuve a punto de devolverlo. Pero entré en los foros de Fitbit y restablecí el dispositivo. Es el consejo que dan cuando fallan ciertas funcionalidades. Desde entonces no he tenido problemas, aunque realmente temo que pueda volver a ocurrir algo similar.

Otro de los problemas que he visto es que le cuesta bastante detectar el sueño. Ayer, sin ir más lejos, quise ver lo que había dormido desde el propio reloj y me salía el mensaje de sueño no monitorizado (‘no se ha monitorizado el sueño’). Al final lo acaba poniendo, pero le cuesta un poco.

Y el mayor problema, por detrás de la conectividad, es la escasa gama de actividades que se monitorizan desde el reloj. De un tiempo a esta parte (el mes que viene os traeré una entrada con este tema), hago mucho ejercicio, sobre todo pesas, spinning e intervalos en bici. Bueno, pues estas tres cosas me las monitoriza y tienen su acceso directo, pero estoy haciendo remo desde hace como un mes y no aparece esta actividad en el reloj y ni siquiera hay posibilidad de cambiarla, lo cual te obliga a entrar en la aplicación para cambiar el entrenamiento que has realizado. Yo no tengo tiempo para hacer estas tonterías. Para algo me he comprado un reloj que hace las cosas solo, ¿no? Pero, bueno, dentro de lo malo, no me quejo mucho.

Opinión final

Si hacéis ejercicio y lo vais a utilizar, me parece una pulsera de actividad muy recomendable. Yo llevo un par de semanas con ella y estoy encantada. Tiene sus puntos negativos, como todo en esta vida, pero nada es perfecto y a mí me vale con todo lo que hace. Si buscas un smartwatch, este no es tu dispositivo. Es una pulsera de actividad que te permite ver notificaciones, pero no vas a poder hacer grandes cosas con ella, solo monitorizar tu actividad diaria. Por el precio que tiene, está en un rango intermedio, entre una pulsera básica, como podría ser la de Xiaomi, y un smathwatch, como el Fitbit Versa o el Ionic.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.