Tormenta

A lo lejos se oía el rugido de un mar furioso. Las olas golpeaban el acantilado con fuerza, haciendo que pequeños fragmentos de roca se desprendieran. La tormenta se acercaba a tierra y los lugareños, temerosos de la ira de los dioses, se escondían en sótanos y cuevas. Todo era …