¿Tienes un burnout?

Muy buenas, mis queridos guerreros. Hoy os traigo un tema muy interesante, sobre todo si tenéis un trabajo estresante y no os sentís valorados. Es posible que estéis sufriendo un burnout o síndrome del trabajador quemado. Vamos a ver qué es esto y algunos consejos para revertir esta situación.

¿Qué es un burnout?

Un burnout, traducido literalmente del inglés, es quemado. Aplicado a este contexto, estamos hablando de que estamos quemados. Esto se suele producir en el entorno laboral, cuando la carga de trabajo es excesiva, nos sentimos poco valorados, tenemos una gran cantidad de estrés, el trabajo no termina nunca. ¿Os suena? Es posible que tengáis un burnout.

En muchas ocasiones, las empresas queman a sus trabajadores. Los someten a unas condiciones difícilmente aguantables por un largo periodo de tiempo que al final conlleva un estrés crónico. Es por ello que el burnout está relacionado con el estrés de una forma muy estrecha. La falta de autonomía, unas expectativas altas y la poca valoración hacia el trabajador, además del exceso de trabajo, la falta de organización del mismo y una baja remuneración, son otros de los factores que pueden provocar que un empleado se queme.

Los síntomas

¿No eres capaz de relajarte? ¿Sientes que estás perdiendo constantemente porque tienes mucho trabajo pendiente? ¿Duermes mal? ¿Estás triste? ¿Sientes ansiedad? ¿Estás más irascible o, por el contrario, sientes apatía? Si la mayoría de tus respuestas han sido sí, siento decírtelo pero tienes un burnout.

Algunos de los síntomas del burnout son, efectivamente, estrés, depresión, ansiedad, privación del sueño, dolores de cabeza, taquicardia, nerviosismo constante, falta de concentración o irritabilidad, entre otros. Unos son de tipo físico, como los dolores de cabeza o la taquicardia, pero otros son emocionales y psicológicos, como la ansiedad o la depresión. Dependiendo de la gravedad del caso, los síntomas, al ser muy variados, se manifestaran de diferentes formas. En ocasiones, la persona que sufre el burnout, además de negar los síntomas, tiende al abuso de sustancias como el alcohol, las drogas o los psicofármacos.

El burnout fue reconocido recientemente por la OMS como una enfermedad, tras la ratificación de la revisión número 11 de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos (CIE-11), aprobada en 2018 y cuya entrada en vigor se ha fijado para el próximo 1 de enero de 2022.

¿Qué hacer si tienes un burnout?

Acudir a un profesional siempre es la mejor opción. Debemos a un psicólogo si los síntomas persisten. Es muy importante, en todo caso, reducir los niveles de estrés y ansiedad para que nuestros pensamientos no nos llevan una y otra vez a esa sensación de falta de productividad. La meditación, el yoga o cualquier tipo de actividad relajante son muy adecuadas para reducir el estrés.

Cuando hablamos del estrés y de la necesidad de relajarnos, no podemos verlo como una pérdida de tiempo, aunque a veces lo sintamos así. Es muy importante para nuestra salud mental que nos dediquemos tiempo a nosotros mismos, ya sea mediante pasatiempos, haciendo ejercicio, meditando o, simplemente, dándonos un baño. Al final, ese tiempo que nos dedicamos nos va a ayudar en gran medida a poder sobrellevar mejor las tensiones del día a día.

¿Qué me decís, guerreros? ¿Alguna vez os habéis sentido así?

Imagen destacada: Freepik

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.