Miscelánea,  Valkyria Style,  Vida sana

Self care o auto cuidado: qué es y por qué es importante en nuestra vida diaria

Muy buenas, guerreros. Esta semana os traigo un artículo para que aprendáis a mimaros un poquito más, para que salgáis de la espiral del caos diario y os deis un poco de relax y, sobre todo, cariño. Hoy vengo a hablaros del self care o autocuidado, también llamado cuidado personal. Y es que querernos a nosotros mismos es muy importante para tener una buena salud mental. ¿Queréis saber más? ¡Pues allá vamos!

Antes de comenzar, quiero deciros que tenéis la encuesta de contenidos disponible hasta el día 12 de octubre. Por favor, echadle un vistazo. Os prometo que solo serán un par de minutos y me ayudáis un montón.

¿Qué es el autocuidado o self care?

En principio, este término se utilizaba en medicina para las actividades que los médicos recomendaban a los pacientes para mejorar su salud. Actualmente, podemos definirlo como la actitud consciente de una persona para realizar acciones que le reportar un cuidado, ya sea externo o interno. Básicamente es hacer aquellas cosas que sabemos que son beneficiosas para nosotros mismos y, sobre todo, para nuestra salud mental. Ejemplos de self care o autocuidado son darse un baño, salir a pasear, meditar, comer de forma saludable…

Por qué es importante el self care o autocuidado

En un mundo que va casi a la velocidad de la luz, en el que estamos constantemente estresados, donde nuestra lista de tareas pendientes no deja de crear aunque nosotros nos pasemos el día ajetreado, nuestra salud mental se resiente. ¿Quién no se ha parado un momento y se ha dado cuenta de que el mundo se le viene encima? ¿O se ha puesto a llorar sin motivo aparente? ¿O se ha sentido abrumado por las circunstancias? En un mundo como el nuestro, la salud mental sufre muchísimo y los estudios indican que cada vez sentimos más ansiedad y depresión, y no metamos en la ecuación la pandemia porque ya se nos sale todo del gráfico.

Poco a poco, nos vamos dando cuenta de lo importante que es la salud mental. Un caso muy claro es el de Simone Biles, que imagino que habéis visto este verano en los Juegos Olímpicos de Tokio. Estamos tan sometidos a la presión que eso, al final, nos hace resquebrajarnos. Por eso tenemos que cuidarnos, querernos y mimarnos. Porque dedicarnos tiempo a nosotros mismos es básico para poder soltar todo ese estrés, esa ansiedad y esa presión que tenemos encima. Porque no podemos dejarlo para mañana. Hoy es el momento. Hoy es el primer día del resto de tu vida para cuidarte, quererte y mimarte.

Otra de las cosas importantes que nos proporciona el self care o autocuidado es la autoestimaSi habéis tenido baja la autoestima alguna vez en vuestra vida, os habréis dado cuenta, con el tiempo, que prestabais muchísima menos atención a vuestro cuidado personal, ya fuera la higiene, la ropa o cualquier otra cosa. Nos abandonamos porque no nos merecemos los cuidados que nos proporcionamos. ¡Y eso es totalmente falso! Somos dignos de todo ese cariño que nos profesamos a nosotros mismos y eso hará que nuestra autoestima aumente. Un momentito para ti es una gran victoria para tu autoestima. ¡Quiérete!

Consejos sobre autocuidado o self care

Lleva un registro de tus hábitos

Para mí, todo esto del autocuidado es algo nuevo desde hace unos meses, pero que creo que es tan necesario como el aire que respiro. Cuando Me doy cuenta de que mis pensamientos están siendo más negativos de la cuenta, veo que mis hábitos de autocuidado se han ido al garete. Un ejemplo sencillo es mi rutina de skincare o cuidado facial (hoy la cosa va de palabros ingleses, disculpadme). Hago un seguimiento de mis hábitos desde comienzos de este año y esto es una de las cosas que apunto cada noche en mi Bullet Journal. Cuando me paro a observar este tracker, veo que hay meses en los que no me cuidado apenas, que mi rutina facial ha sido abandonada a su suerte. Y recapitulando, me doy cuenta de que esos meses estuve más deprimida o triste, más ansiosa, menos yo. Por eso, el primer consejo que puedo daros es que llevéis un registro de vuestros hábitos. Esto requiere dos hábitos: el hábito que quieres monitorizar y el hábito de registrarlo. Yo lo integro en mi rutina nocturna y así no me olvido nunca de apuntarlo.

Busca aquellas cosas que te hacen vibrar

Tan importante es trabajar como lo es tener un hobby. Buscar tiempo para hacer cosas que nos hacen vibrar, que nos llenan, nos motivan o nos emocionan es fundamental para descargar la tensión del día a día.

Dedícate tiempo a ti

Tómate un respiro y disfruta de un momento para ti. Date un baño, sal a pasear, sientáte en la terraza con un café o un té o lee un buen libro. Son momentos en los que podemos poner en práctica, además, la atención plena o mindfulness y disfrutar del momento presente que estamos viviendo. Así apagamos el piloto automático y tomamos conciencia de cómo nos sentimos. Tu cabeza te lo agradecerá. Y si, además, te puedes tomar la tarde entera libre, mejor que mejor. ¡Cita contigo mismo!

Relájate

Hay varias cosas que a mí me hacen bajar las revoluciones: escuchar jazz, meditar y hacer yoga. Una buena sesión de escritura con jazz de fondo es mi idea de una noche perfecta, soy así de ¿simple? No sé, pero me encanta. Si no te gusta el jazz, puedes buscar música relajante. Lo que haga falta para que bajen esas pulsaciones.

Meditar es otra actividad que, realizada de forma continuada, reporta un gran beneficio para nuestra salud mental y corporal. Intenta sacar 15 o 20 minutos al día para meditar y verás como notas los resultados muy pronto.

El yoga nos hace estar en el presente, aumentando nuestra conciencia. Practicar yoga, además, también nos ayuda a relajarnosy a mejorar nuestra salud corporal. Si no puedes permitirte unas clases, en internet hay multitud de vídeos. Te animo a que pruebes. Estoy segura de que te será de gran ayuda.

Mi experiencia con el autocuidado

Como os decía más arriba, hasta hace unos meses no sabía qué era eso del autocuidado, pero, por diversos motivos, me he visto en una situación complicada y he tenido que echar mano del cuidado personal. Y tengo que deciros que es lo mejor que he podido hacer en mi vida. Al fin y al cabo, la única persona con la que vamos a compartir toda nuestra vida somos nosotros mismos y tenemos que saber querernos.

Para mí ha sido muy importante la autocompasión y no me refiero a andar llorando por las esquinas, no. Me refiero a no ser tan exigente conmigo misma. Yo soy una persona perfeccionista y demasiado cuadriculada. Eso me hace ser híperexigente conmigo misma, lo que daña sobremanera mi salud mental cuando no consigo realizar las actividades que tengo programadas o cuando me salto la dieta o cualquier otra cosa que me obligo a hacer. He tenido que aprender a perdonarme y a ser más indulgente. Lo que no quiere decir que lo deje todo a la buena da Dios. Soy trabajadora y una guerrera nata y lucho hasta el final por lo que quiero, pero hay cosas que no están bajo mi control y entiendo que pueden fallar y eso puede llegar a afectarme. De modo que si no consigo algo porque ese día no ha sido posible o un proyecto ha fallado, me doy un auto-abrazo espiritual y me digo que hay que seguir adelante, que no pasa nada y que todo pasa. Así es como hay que tratarse: con compasión, desde el cariño y sabiendo que nosotros somos siempre nuestros mejores amigos.

Otra de las cosas que para mí son básicas es el cuidado corporal. Y entiendo este cuidado en diversas formas:

  • Cuidado facial o skincare: básico, básico y más que básico para mí porque es mi momento del día. Son los 10 minutos que me dedico cada mañana y noche para quererme, mimarme y darme cariño. No es tanto por el cuidado de la piel sino por lo que significa para mí. Me importa más el ritual que los resultados.
  • Higiene personal: amo con toda mi alma darme un baño de vez en cuando. Perfumar el agua con una bomba de baño, encender una vela y poner música relajante mientras estoy en la bañera es un placer celestial. Solo lo supera la ducha después de hacer ejercicio muy intenso. Ninguna de las dos cosas tiene precio.
  • Ejercicio físico: si algo he aprendido con el tiempo es que el ejercicio físico tiene que formar parte de mi día a día sí o sí. El subidón de endorfinas es un chute diario para estar de buen humor. Sé que al principio cuesta mucho, pero cuando encuentras el ejercicio adecuado y te diviertes, el resto da igual. Ni mil excusas se pueden interponer cuando te gusta hacer ejercicio.
  • Comer de forma saludable: si algo impacta de forma extraordinaria en nuestras hormonas y, por tanto, en nuestro estado emocional es la comida. Comer de forma saludable, excluyendo todo aquello que sabemos que nos hace mal en nuestro día a día, es una de las mejores maneras de cuidarse. Y, ojo, que se puede disfrutar mucho comiendo sano. ¡No todo es pechuga de pollo y lechuga!

Y como os decía más arriba, otras dos cosas que estoy implementando en mi día a día son la meditación y el yoga. Ambas me ayudan a tener más claridad mental y a relajarme. Me hacen consciente de mi estado actual y me exhortan a mejorar cada día un poco más. Son otra forma más de cuidado que me gusta añadir a mis días.

Y hasta aquí el post de hoy. Creo que me he extendido bastante, pero el tema lo requería. Pero decidme, guerreros, ¿qué autocuidados habéis implementado ya en vuestro día a día? ¿Soléis realizar alguna de las actividades que os he señalado? Dejádmelo en los comentarios.

Soy escritora. Siempre me ha gustado la literatura, desde que era muy pequeña. También, desde hace algunos años, me gusta el deporte. Soy aficionada a la música y al cine. Aquí os cuento un pequeño fragmento de mi vida que quiero compartir con el mundo.

2 Comentarios

  • Isabel Garrido

    Mis autocuidados que no fallan son la rutina de cremas (en la cara y las manos, que ya se me están empezando a pelar), mi ratito frente al cuaderno con un café o un té (un día a la semana, además, me doy el lujo de tomarme el café fuera de casa y escribir en alguna cafetería, me recarga las pilas) y mis paseos. Cuando no puedo darme los paseos, como los días que trabajo, lo noto, me falta algo importante.

    Un abrazo, nos leemos.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.