Historia de una maquetación

Hoy quiero hablaros, una vez más, de mi novela. En este caso, quiero compartir con vosotros el proceso de maquetación que he llevado acabo para poder publicar Triángulo en papel, que ya podéis conseguir en Amazon.

Primeros pasos

Cuando decides publicar en Amazon KDP surgen muchísimas dudas. ¿Cómo lo hago? ¿Qué hay que hacer? ¿Cómo funciona? ¿Tengo que maquetar el ebook? ¿Puedo publicar el libro en físico? ¿Existen pautas para ello? Todo parecen ser complicaciones, pero las cosas son mucho más fáciles cuando nos las tomamos con calma.

Lo bueno que tiene Amazon es que siempre deja unas instrucciones estupendas en sus páginas para que sean de los más intuitivas. También es cierto que ya tengo una amiga que había publicado un par de libros en Amazon un par de meses antes que yo, pero, con todo, la maquetación de los libros corrió de mi cuenta y tuve que buscar la información sola.

Como digo, es muy intuitivo y la propia página te va guiando. Te tienes que bajar un programa para que te ayude con la maquetación del ebook (te lo descargas desde la propia web de Amazon KDP). Desde ahí importas tu documento de Word y vas seleccionando los capítulos. Es muy sencillo. La maquetación de mi ebook la hice en una tarde y quedó bastante bien.

El libro físico, otro cantar

Cuando hablamos de libro en papel, la cosa cambia. Ya no hay una herramienta mágica como el Kindle Create que te lo hace todo sencillo. No, te tienes que pegar con Word y con los márgenes. Es algo más complicado y hay que tener mucho cuidado con las secciones y los capítulos, ya que, tal como los pongas en ese documento, así aparecerán en el libro impreso. Como sabía que la iba a fastidiar, decidí pedir una prueba de impresión la primera vez y, efectivamente, lo hice mal. No tenía páginas preliminares, no había cita ni dedicatoria y también carecía de índice. Así que me tuve que poner a maquetar de nuevo.

Una vez que le coges el truco, que insertas bien las secciones, que tienes elegido el tamaño de la página (Amazon KDP te da unos tamaños estándares y te recomienda uno u otro según el número de páginas que tenga tu libro), la cosa no es muy complicada. Hay que ser conscientes de que no somos profesionales de la maquetación y que es posible que tengamos algunos errores, pero lo importante es que estemos contentos con el resultado final.

La portada, ayuda de una amiga

Todo libro tiene que tener una portada y, en mi caso, que soy un desastre con las imágenes, le pedí a una amiga que me la hiciera. Tengo que admitir que me encanta la portada de Triángulo y no la cambiaría por ninguna otra. Parece un libro serio, impreso por una buena editorial y eso me hace sentir orgullosa de mi trabajo y del esfuerzo de mi amiga por conseguirme una buena imagen. La contraportada del libro físico es cosa mía. Amazon KDP tiene otra aplicación web con la que puedes crear la contraportada del libro a partir de la propia portada, lo cual es muy útil. El resultado, lo podéis ver a continuación, es una imagen con ambas secciones.

Sorpresa, sorpresa

Como ya os he comentado más arriba, ya podéis conseguir el libro físico en Amazon. Pero, además, tengo una sorpresa. Desde mañana hasta el día 29 de octubre, podéis conseguir mi ebook gratis desde Amazon. ¡Aprovechad la oferta y no os quedéis sin él! Es un regalo que os hago por haberme leído y para que tengáis algo que me hace tanta ilusión mostrar al mundo.

Y dicho esto, nos leemos la próxima semana en la última entrega de el Prep NaNoWriMo 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.