Bullet Journal,  Organización y productividad,  Valkyria Style

El método Bullet Journal

Muy buenas, mis valientes guerreros. Hoy vengo a hablaros sobre el revolucionario método de organización que creó Ryder Carroll hace ya algunos años, que muchos hemos adoptado y está tan de moda. Sí, vengo a hablaros sobre el método Bullet Journal, el libro que su creador escribió hace un par de años y mi experiencia personal con el método. ¡Vamos allá!

El método Bullet Journal

No sé si habéis oído hablar del libro que escribió, allá por 2018, Ryder Carroll. Aunque el Bullet Journal es anterior a este libro y Ryder tenía una web con tutoriales sobre cómo configurar el BuJo, el libro va más allá de esos sencillos tutoriales. Se adentra es lo que debe ser el Bullet Journal para nosotros: una herramienta para vivir una vida con sentido. Y os parecerá muy místico y profundo, pero da de lleno en el clavo que tiene que dar.

En el libro, Ryder explica las bases del BuJo, como son sus colecciones básicas y fundamentales: el índice, el registro futuro, el registro mensual y el registro diario. Cada un de ellas es un pilar sobre el que empezaremos a construir nuestra propia versión del Bullet Journal. También explica que necesitamos hacer registros rápidos y objetivos de nuestro día a día. Esto no es nada sencillo en según qué ocasiones, pero es muy útil cuando te paras a revisar tu Bullet Journal cuando ha salido bien o mal, de modo que podemos ver cuáles han sido nuestros aciertos y nuestro fallos. Pero, además, el Bullet Journal es una herramienta para guardar nuestra vida. Muchas veces pensamos que nuestros recuerdos serán más que suficientes, pero nos olvidamos de que nuestra memoria guarda las cosas solo como ella quiere, dando mayor énfasis a las cosas buenas e intentando obviar las malas. Además, con el paso del tiempo, cubrimos todo con una pátina que hace que veamos las cosas mejor de lo que fueron. Intentad recordar cualquier momento de vuestra vida y descubriréis que esto es cierto.

Más allá de las directrices básicas del BuJo, Ryder empieza un tercer apartado en el que se centra en cierta filosofía. Habla de los objetivos, del rumbo que queremos tomar en nuestra vida, de la resiliencia, de la fortaleza… Habla, en definitiva, de construir algo más grande que nosotros con una sola libreta. Lo sé, es muy místico, pero lo que está haciendo no es otra cosa que decirnos que pongamos el foco en lo que queremos nosotros, que descubramos qué es lo que realmente queremos hacer con nuestra vida, porque el tiempo se agota antes de lo que pensamos y si no miramos dentro de nosotros mismos, llegará un momento en el que pensemos qué hemos hecho con nuestra vida, que se ha vuelto insatisfactoria sin que nos diéramos cuenta.

Este tipo de cosas me recuerdan a esa típica persona que está deseando que llegue el viernes, que se pasa el fin de semana perdiendo el tiempo y vuelve el lunes a su lugar de trabajo deseando que llegue el viernes. Yo he vivido esa situación y es extraordinariamente frustrante, porque jamás consigues lo que quieres, dado que no te esfuerzas por ello, solo te dejas llevar por la corriente de los días.

En resumen: el libro de El método Bullet Journal es una versión ampliada y aumenta del método para guiarnos a conseguir una vida con sentido.

Lo que hacen los usuarios

La programación por adelantado

Hay una parte del libro en la que Ryder habla sobre el registro diario, que es bastante importante. Comenta que él no crea las semanas por adelantado en su BuJo y que crea cada día según llega porque no sabe si necesitará más o menos espacio cada día. Si habéis visto vídeos de usuarios creando hermosas plantillas para Bullet Journal, os habréis dado cuenta de que muchos de esos usuarios hacen el mes completo de una sola tacada, creando todas las semanas y decorando sus páginas. En esencia, si quieres una plantilla semanal, eso te puede ayudar, pero el método Bullet Journal está diseñado para que lo moldees a tu día a día. Si solo nos guiamos por esa plantilla semanal, estamos convirtiendo el BuJo en una mera agenda tradicional y no es lo que queremos. Cada día tendrás unas necesidades y no las puedes conocer de antemano. El BuJo se va creando mientras tú creces con él.

Decoración

Si no eres una persona demasiado artística en lo que a artes plásticas se refiere, puedes pensar que el Bullet Journal no es para ti. Has visto esos maravillosos BuJos con miles de dibujos y decoraciones y piensas que no puedes hacer lo mismo. Bueno, no estás solo. Yo soy malísima en lo que a dibujo se refiere, incluso con el lettering, que es algo que me llama poderosamente la atención, pero soy muy mala. No necesitas saber dibujar, ni siquiera tener una letra bonita, solo necesitas un cuaderno y un bolígrafo y la voluntad de querer cambiar tu forma de ver las cosas. El BuJo no es solo decoración, es productividadorganización y concentración en algo muy concreto: tus objetivos. Puedes tener un BuJo sin decoración y ser perfectamente capaz de conseguir tus metas. Yo solo pego algunas pegatinas por aquí y por allá, nada más, y, créeme, el Bullet Journal es una parte muy importante de mi vida.

Colecciones personalizadas

Esta es una de mis partes favoritas del Bullet Journal: crear colecciones según mis necesidades. Este año, por ejemplo, he incluido en el BuJo una colección con detalles de la novela que estoy escribiendo para el NaNoWriMo. Pero también tengo colecciones variopintas como trackers de mis hábitos diarios, un registro de gratitud, un registro de sueño, una colección de fotos de este año, los logros que voy consiguiendo cada mes y un balance mensual. Me gusta mucho recordar cómo ha sido cada mes, ver mis progresos y recordar cosas que he pasado inadvertida en otras ocasiones. Como álbum de recuerdos, mi BuJo es perfecto.

Próximamente quiero publicar un vídeo con mi BuJo de este año, para que veáis cómo me organizo y qué cosas voy a cambiar de cara al año que viene. Estad atentos porque se vienen cositas muy interesantes.

Cuando tengo algún tipo de necesidad específica, suelo recurrir a las redes sociales para buscar inspiración. Por ejemplo, ahora estoy buscando algún tipo de plantilla para hacer un menú semanal en el BuJo. En Pinterest e Instagram se pueden encontrar cosas muy interesantes. Si pones hashtags relacionados con el Bullet Journal, os saldrán miles y miles de ideas. Pero, cuidado, no os dejéis llevar por lo bonito únicamente. Intentad que os sea útil. Eso es fundamental para que esa colección se mantenga viva a lo largo del tiempo.

Mi experiencia con el Bullet Journal

Creo que no hace falta que os diga, después de todo lo que he escrito, que soy una gran fan del Bullet Journal. Aunque mi relación con el método ha sido discontinuada, sí es cierto desde que leí por primera vez el libro de Ryder Carroll, allá por 2019, no he dejado de usarlo, pero conozco el método desde 2016. De hecho, mis primeros pinitos con el BuJo son de aquella época y los recuerdo con mucho cariño. Pero fue en marzo de 2019 cuando lo adopté como mi método de organización. Ya os he enseñado por aquí alguna vez mis BuJos y tengo que admitir que los guardo con cariño. Son un trocito de mi vida que está contenido en mis propias palabras y me ayuda mucho cuando las cosas no van del todo bien. Me sirve para ver qué está haciendo en determinados momentos para alcanzar las metas que me había propuesto. Y también me sirve para darme cuenta de que hay momentos en los que he perdido completamente el foco. Es muy interesante ver todo eso en un solo cuaderno.

Con el paso del tiempo, he ido despojando mi BuJo de colecciones que no me eran útiles y me he quedado con lo esencial. Como os digo, tengo que comentaros más por extenso todo esto porque me parece interesante y quizás os ayude, pero eso será en otro momento. Ahora mismo, mis colecciones básicas son el registro mensual, el registro diario, los habit trackers, el registro de sueño, el registro de gratitud y el balance mensual, además de mis colecciones mensuales de seguimientos varios, los logros y las fotos. Cuando es necesario, hago la colección que necesito en ese momento, pero no antes. En mi BuJo de 2020, por ejemplo, tengo colecciones que han quedado obsoletas, al igual que me ha ocurrido, incluso, en el BuJo de este año. Son cosas que voy a quitar de cara a 2022, cuyo BuJo ya estoy empezando a plantear y que podréis ver, si todo va bien, a lo largo del mes de diciembre.

Para mí, el método Bullet Journal es una forma de concentrarme en lo que me importa de verdad y despojar mi día a día de cosas que no me son útiles. Mi intención es dar sentido a mi vida, vivir la vida que quiero vivir y sentirme más plena. El BuJo es mi herramienta para ir dando pequeños pasos hacia la gran meta que quiero: la vida de mis sueños.

Y vosotros, guerreros, ¿habéis utilizado alguna vez el Bullet Journal? ¿Tenéis alguna pregunta a la que os pueda responder sobre ello? Dejadme todo lo que queráis en comentarios.

Soy escritora. Siempre me ha gustado la literatura, desde que era muy pequeña. También, desde hace algunos años, me gusta el deporte. Soy aficionada a la música y al cine. Aquí os cuento un pequeño fragmento de mi vida que quiero compartir con el mundo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.