cuaderno flor taza
Organización y productividad,  Progresos,  Valkyria Style

Retrospección: en busca del problema

Muy buenas, mis queridos guerreros. ¿Alguna vez os ha ocurrido que habéis perdido el control de las cosas y no tenéis ni idea de por qué ha ocurrido? Hoy os traigo una herramienta muy interesante para intentar encontrar el problema, la retrospección. Porque mirar atrás no es vivir en el pasado, sino encontrar las causas que nos han llevado hasta donde estamos hoy. ¡Vamos allá!

La importancia de tener un registro

Muchas veces cuando intentamos hacer memoria para ver qué ha ocurrido para que algo haya salido mal, nos encontramos con que lo único que tenemos es eso, nuestra memoria. Y por mucho que pensamos que no falla, lo siento, guerreros, pero falla, ya os lo digo. Por eso, a la hora de empezar un proyecto o simplemente por placer, llevar un diario en el que registremos nuestro día a día nos será muy útil.

En la foto que os dejo aquí al lado, os muestro mis bullet journals de los últimos cinco años. Algunos están a trozos, otros están más completos. El verde aguamarina es mi bujo más antiguo, de 2016-2017. El que sigue, el primero de los tres rosas, el fucsia, es de 2018, uno de los mejores años de mi vida y que guardo con especial cariño. Ese cuaderno contiene mis reflexiones desde febrero de 2018 hasta finales de ese año, incluyendo los meses de noviembre y diciembre de 2019, que no me cupieron en el bujo de 2019, que es el último de la imagen. El siguiente es el de 2020, que contiene los primeros seis meses del año (está incompleto). Mi cuaderno de 2019, el último de la imagen, es el único completo de cabo a rabo, conteniendo todo 2019 desde marzo hasta noviembre, cuando lo terminé. Ahí hay de todo y sigue la filosofía del método bullet journal como la diseñó Ryder Carroll (os traeré el método el próximas semanas, pero os dejo ahora un enlace a su web).

Todo este material que veis, más alguna cosilla más adicional, me ha ayudado a ver las cosas desde otro punto de vista y por eso mismo recomiendo llevar un control. Escribir un diario puede ser muy terapéutico y muy útil a la hora de echar la vista atrás para ver por qué no estamos consiguiendo lo que nos hemos propuesto.

Periodicidad y mente abierta

Cuando nos encontramos ante una situación difícil, de caos, en la que nos cuesta ver el porqué de las cosas, echamos una mirada retrospectiva a nuestro pasado para consolarnos. Como suele decir el dicho: cualquier tiempo pasado fue mejor. Pero no hay que verlo desde ese punto de vista. Cuando hacemos retrospección, tenemos que ir con la mente abierta y libre de prejuicio, intentando analizar lo mejor posible las circunstancias que dieron lugar a ciertos eventos. ¿Discutimos con un amigo por algo? ¿Hemos apuntado lo que ocurrió? ¿Has engordado 10kg y no sabes por qué? ¿Hacías ejercicio? ¿Comías bien? ¿Te dabas atracones? Parecen cosas poco útiles vistas en el momento, pero que nos harán mucho bien con el paso del tiempo.

Os pongo mi ejemplo propio con ese cuaderno de 2018. Por aquella época, yo estaba intentando adelgazar y conseguí bajar la friolera de 16kg en seis meses. No está nada mal, ¿verdad? Bueno, mirando ese cuaderno, tengo apuntados pesos y medidas, entrenamientos, comidas y mis propias sensaciones, cosa que me ha venido de maravilla para poner un poco de orden dentro de mi actual caos. Cuando me acerco a mis cuadernos, lo hago con la mirada limpia de prejuicios, sabiendo que lo que me voy a encontrar allí me va a ayudar, de una forma u otra, pero sé que me va a ayudar porque me muestran ejemplos de mí misma en otras circunstancias en las que tuve éxito en ciertas cosas. Eso es una fuente de motivación para volver a intentar conseguirlo.

Si vis pacem, para bellum

Si quieres paz, prepara la guerra, decía esta famosa frase de Vegecio, que se atribuye normalmente a Julio César. ¿Y cómo podemos cuadra esta cita dentro de la retrospección? Muy fácil: si te preparas para el futuro, para lo que está por llegar, porque es posible que sea malo (prepara la guerra), acabarás encontrando la forma de conseguir lo que te propusiste (la paz). La vida es una preparación constante y un hallazgo de lo que queremos. Cuando miramos al pasado y nos basamos en la experiencia, podemos encontrar ejemplos de valor que nos serán útiles en nuestro presente y nuestro futuro.

No se trata de vivir en el pasado ni de estar todo el tiempo preparando la guerra. Se trata de, cuando llegamos a un callejón sin salida o nos invade el caos, echar una mirada atrás para ver qué hicimos en otras ocasiones, si nos sirvió, si nos puede ser útil o desechar aquello que no nos llevó a ninguna parte o que nos ha traído hasta donde estamos. Se trata de ser críticos con nosotros mismos y ver nuestro aciertos y nuestros fallos, desde una perspectiva objetiva y carente de prejuicios. No se trata de hacernos daño, se trata de aprender.

¿Y vosotros, guerreros? ¿Sois de los que hacéis retrospección de vez en cuando?

Soy escritora. Siempre me ha gustado la literatura, desde que era muy pequeña. También, desde hace algunos años, me gusta el deporte. Soy aficionada a la música y al cine. Aquí os cuento un pequeño fragmento de mi vida que quiero compartir con el mundo.

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.