Lienzo en blanco,  Reflexiones literarias

Cuando llega el bloqueo

Muy buenas, mis valientes guerreros. Hoy os traigo algo que es a la vez personal y que puede ayudaros a vosotros también. En la vida siempre hay etapas y hay momentos en los que nos quedamos bloqueados. Hoy quiero hablaros de eso, del bloqueo, tanto creativo como en todos los sentidos.

Cuando llega el bloqueo

Últimamente no me siento demasiado inspirada. Los cambios no me sientan bien y mi vida ha dado un giro de 180 grados que es difícil de asimilar en poco tiempo. Intento sobrellevar las cosas lo mejor que puedo, pero es complicado. La falta de rutina, el salir de la zona de confort, una mudanza reciente y las comodidades perdidas hacen que sea bastante estresante el día a día, a pesar de que no haya gran cosa que hacer. Todo esto crea inseguridad y, por supuesto, eso nos lleva a la ansiedad y el estrés. ¿El cambio es para bien? Quiero pensar que sí. No cambio las vistas de mi nuevo dormitorio o de mi maravillosa terraza por nada en el mundo, pero le queda mucho a todo esto para convertirse en mi hogar, en algo que sienta mío.

Todos estos pensamientos, emociones y cambios hacen que me cueste concentrarme y me falte la inspiración. Incluso mi cuaderno está en blanco desde hace semanasMe cuesta escribir algunas semanas incluso este breve artículo, pero mi compromiso firme y mi ilusión por conseguir lo que quiero son lo que me hacen sentarme a escribir estas líneas. No es fácil superar un bloqueo y espera a que no se te junte con el síndrome del impostor. Pero, al final, tenemos que afrontar el miedo a la página en blanco, a teclear y que salgan solo las palabras justas. No nos queda más remedio que dar un paso adelante, más firme o vacilante, y decir “aquí estoy yo”.

Resiliencia y hábitos

He tenido otros bloqueos. Unas veces duran más, otras veces menos, pero acaban llegando. Este último está siendo complicado de superar por los cambios que os digo. La falta de rutina, sobre todo, me trastoca todo mi pequeño mundo mental y me hace descentrarme, perder el foco. Imagino que a vosotros os pasará algo similar cuando se producen grandes cambios en vuestra vida. Si no es así, felicidades, eres un resiliente nato. Yo, por desgracia para mí, no tengo la resiliencia tan avanzada y me cuesta mucho adaptarme a las cosas nuevas. Eso es algo terrible porque te condena a una lucha constante con el entorno y quizás, solo quizás, debería aprender de los estoicos y dejar de preocuparme por lo que no puedo cambiar y empezar a centrarme en lo que sí puedo controlar.

Retomando lo dicho anteriormente, la falta de rutina crea nuevos hábitos, que, si no tenemos cuidado, pueden ser algo tóxicos. Mi nuevo hábito después de comer y fregar los platos es ver series. Y no estaría mal si viera un capítulo o dos, si no estuviera más de una hora sentada mirando la tele, pero me puedo pasar las horas viendo series. Eso me distrae de otras cosas, como escribir o leer, y no conllevan nada bueno. Estoy intentando poner en práctica algunos de los consejos de James Clear que he extraído de su libro Hábitos atómicos, pero todo cambio trae consigo una resistencia y hay que sobrepasarla. Poco a poco espero hacer mejoras en estos aspectos y, así, poder superar el bloqueo.

Escribir, nada más

En otros momentos en los que mis bloqueos se han prolongado, la única solución que he encontrado es sacar fuerzas de flaqueza y escribir. Sí, no vas a escribir el Quijote el primer día, pero tampoco es necesario. Solo necesitas darle a tu cabeza algo con lo que jugar, con lo que empezar a moverse de nuevo. Con eso es suficiente para poder poner a punto de nuevo la máquina creativa. Así que, si estás en un bloqueo, como yo, escribe. No juzgues lo que hagas, solo escribe. No pienses, solo escribeEscribe como si fuera lo único importante en el mundo, pero sin la mirada crítica que tenemos siempre puesta en nosotros mismos. Escribe, sin más, sin pretensiones. Escribe, porque la vida es corta y hay que acabar con el bloqueo. Escribe porque sabes que es tu pasión. Y todo lo demás se desvanecerá.

Y vosotros, guerreros, ¿qué hacéis cuando tenéis un bloqueo?

Soy escritora. Siempre me ha gustado la literatura, desde que era muy pequeña. También, desde hace algunos años, me gusta el deporte. Soy aficionada a la música y al cine. Aquí os cuento un pequeño fragmento de mi vida que quiero compartir con el mundo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.