Organización y productividad,  Progresos,  Valkyria Style

La magia de las rutinas

Muy buenas, mis queridos guerreros. Hoy os traigo un tema que me apasiona desde hace algún tiempo: las rutinas. Y no, no me estoy refiriendo al entrenamiento, me refiero a las rutinas diarias o como suele ser nuestro día a día. Vamos a entrar en materia.

¿Qué es una rutina diaria?

Una rutina diaria es una serie de acciones (o hábitos) que se repiten diariamente, casi siempre en un mismo orden, y que nos ayudan a estructurar nuestro día a día. Todos tenemos rutinas, aunque unos somos más conscientes que otros de ellas. Por ejemplo, levantarte, desayunar, vestirte e ir al trabajo o al centro de estudios es una rutina. ¿A que no lo parecía? Pues lo es porque son una serie de cosas que hacemos cada día, muchas veces de manera inconsciente.

¿Por qué son importantes las rutinas?

La importancia de las rutinas radica en su carácter previsible. Nuestro cerebro sabe qué es lo que vamos a hacer después de la acción que estamos realizando, por lo que hay una certidumbre, de modo que se siente tranquilo. Esto ayuda a que nuestra productividad aumente, dado que no necesitamos pensar en el siguiente paso: ya lo conocemos, no es necesario malgastar tiempo en él.

Las rutinas son muy importante, por ejemplo, para los niños, que necesitan unos patrones para sentirse seguros y tranquilos. Pero a los adulto también nos ocurre. Necesitamos las rutinas para descargar a nuestro cerebro de trabajo, aportarle seguridad y organización.

Algunos beneficios de tener unas buenas rutinas

Combate los malos hábitos

Si estás decidido a seguir una buena rutina en la que incluyas buenos hábitos, los hábitos del pasado serán más difíciles de retomar. Como es lógico, esto conlleva tiempo y fuerza de voluntad, dado que hay cosas que nos cuesta hacerlas. Pero todo es una cuestión de ensayo y error. Tenemos que probar qué acciones nos vienen mejor en qué momentos y así determinar como podemos usar mejor nuestra energía. ¿Te cuesta ir al gimnasio por la mañana? Quizás tienes que probar a ir a mediodía o por la tarde. ¿No te gusta leer por la noche porque te quedas pegado al libro hasta las tres de la mañana? Prueba con algo de música relajante, una vela y un poco de meditación. ¿Te cuesta levantarte temprano? Quizás no duermas lo suficiente. Analizar nuestros hábitos y rutinas es el primer paso para cambiarlos.

Aumentan la productividad

Como consecuencia de tener una rutina establecida, podemos enfocarnos mejor en la tarea que estamos desempeñando, ya sea en el trabajo o en un proyecto personal. Si todos los días a las 8pm te sientas delante del ordenador para buscar información para montar tu empresa, aprender inglés o ver un vídeo sobre un tema que te interese, eso crea en tu cerebro unos patrones de conducta que te harán estar cada día a las 8pm haciendo lo ya has hecho muchas veces.

Ayuda a una salud mental

Todos sentimos en algún momento de nuestras vidas que estamos demasiado estresados, que la ansiedad nos puede y que el caos está empezando a adueñarse de nuestra vida. Cuando tenemos una rutina bien estructurada y que se adapta a nuestro estilo de vida, esa sensación de caos desaparece. No hay que preocuparse por el siguiente paso: ya está establecido. Eso crea seguridad, disminuye el estrés y la ansiedad al encontrarnos ante algo conocido y que nos ayuda a recuperar el control.

Mejora la calidad del sueño

Tener una rutina nocturna ayuda a que nuestro cerebro se prepare para la hora de dormir. Una buena rutina nocturna tiene que hacer que nos calmemos y nos relajemos. Algunos consejos para crear una buena rutina nocturna pueden ser:

  • Cenar temprano, al menos dos horas antes de irnos a dormir
  • Nada de pantallas dos horas antes de irnos a la cama
  • Poner música suave, relajante
  • Encender una vela, un difusor de aromas o similar con una fragancia relajante (aromaterapia)
  • Leer un libro
  • Meditar
  • Hacer yoga
  • Escribir un diario

En próximas entradas hablaremos más de la rutina nocturna y de cómo conciliar mejor el sueño, pero esto quizás os pueda ayudar por el momento.

Más organización, menos estrés

Las rutinas nos ayudan a mantener nuestras vidas con más orden y organización. De esta manera, nos liberamos un poco del estrés del día a día. Además, podemos incluir en nuestra rutina ejercicios de relajación o que nos ayuden a tener algo de paz mental, como meditar, hacer yoga o practicar el mindfulness.

¿Y vosotros, guerreros? ¿Sois de los que tenéis rutinas o sois almas libres? Dejádmelo en los comentarios.

Imagen destacada: pvproductions – Freepik

Soy escritora. Siempre me ha gustado la literatura, desde que era muy pequeña. También, desde hace algunos años, me gusta el deporte. Soy aficionada a la música y al cine. Aquí os cuento un pequeño fragmento de mi vida que quiero compartir con el mundo.

3 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.