Beneficios de la meditación

Muy buenas, mis queridos guerreros. ¿Os ha pasado alguna vez que el incesante parloteo de vuestra mente no os deja concentraros? ¿Es posible que os haya quitado el sueño? Hoy os traigo una herramienta para intentar poner algo de freno al flujo de pensamiento para que ese incesante parloteo no nos cause problemas: la meditación. ¡Vamos allá!

¿Qué es la meditación?

Sabéis que siempre empiezo mis artículos con una definición del tema que estamos tratando, porque es básico empezar por el principio antes de llegar a las conclusiones finales.

Definición de meditación

La meditación es una práctica en la cual el individuo entrena la mente o induce un modo de consciencia, ya sea para conseguir algún beneficio específico como reconocer mentalmente un contenido sin sentirse identificado con ese contenido, o como un fin en sí misma.

Una vez aclarado este tema, podemos continuar, aunque siempre es algo complejo de explicar. En cualquier cosa, meditar es dejar de poner el punto de mira en cada uno de los pensamientos que transitan nuestra mente y dejarlos fluir, sin pararnos a pensar en ellos. No es algo sencillo, pero con algo de práctica se vuelve más llevadero.

Beneficios de la meditación

Numerosos estudios avalan los beneficios que os voy a dejar más abajo. También os dejo un enlace al completísimo artículo de Marcos Vázquez, de Fitness Revolucionario, acerca de este tema, donde recoge gran cantidad de estudios.

Veamos algunos de esos beneficios:

  • Reduce el estrés y la ansiedad
  • Ayuda a mejorar la calidad del sueño
  • Favorece la función cognitiva de nuestro cerebro
  • Fortalece el sistema inmune
  • Mejora la concentración
  • Puede realizarse en cualquier sitio

En general, la meditación mejora nuestra salud y nuestra calidad de vida, pero, como todo, hay que ser constantes.

¿Por dónde empezar?

Bien, te he convencido y has decidido empezar a meditar, pero, ¿por dónde empezamos? Quizás, la principio, necesites echar mano de alguna meditación guiada. Puedes encontrarlas en YouTube o iVoox, por ejemplo, o alguna aplicación. Google Play tiene bastantes. Mi recomendación es que empieces por alguna de esas meditaciones guiadas, que te van ayudando a tomar conciencia y te guían durante el proceso y, después, con la música adecuada (instrumental) o sin ella, te sientes durante 10 minutos e intentes enfocarte en la respiración, en cómo entra y sale el aire de tus pulmones, y mientras dejas a la mente que vaya donde quiera, pero sin prestarle atención.

Una cosa muy importante, al menos para mí, es encontrar un sitio tranquilo donde pueda sentarme sin que nadie me moleste, sin las distracciones que pueda hacerme quitar el foco de la meditación (dile adiós al móvil) y saber que, durante ese tiempo, soy solo yo con mis pensamientos fluyendo. Probadlo, es adictivo.

¿Qué me decís, guerreros? ¿Vosotros también meditáis?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.